Compañeros

Según el diccionario etimológico la palabra compañero viene del latín y deriva de “comedere” (ver; comer) y “panis” (pan) en relación de “comer del mismo pan”

El Sr R es con quién comparto pan desde comienzos de los 90. A veces mojando en rico aceite de oliva virgen, a veces en ácido vinagre. Pero siempre alimentando para hacernos crecer.

Y como dice el poema de Juan Ramón Jiménez; “El pan se entra en todo: en el aceite, en el gazpacho, en el queso y la uva, para dar sabor a beso, en el vino, en el caldo, en el jamón, en él mismo, pan con pan. También solo, como la esperanza, o con una ilusión….”

Anuncios

Soy una mujer poderosa. Pensamientos n°1

Mi poder no se encuentra en mi fuerza, ni en mi dinero. El poder soy yo y lo que soy. Soy empatíca; mi capacidad de ponerme en tu lugar. Soy sabia; sé lo que no quiero. Soy memoria; recuerdo sin el lastre de los rencores.

La hija del sepulturero.

Hace poco falleció mi ebook. Muerto grave (chiste familiar). He estado mirando para comprar uno nuevo, pero me han parecido un atraco a mano armada.

Como no puedo estar sin leer y tengo un grave problema de espacio en casa (tenemos tres estanterías repletas), el hecho de comprar libros es imposible.

Solución: bibliotecas públicas.

Ohhhhhhhh, ha sido increíble. No recordaba lo mucho que me gustan las bibliotecas… Y lo que han evolucionado. Bibliotecas 3.0.

Códigos de barras, préstamos y devoluciones en máquinas tipo cajero automático. ¡¡¡Con lo que disfruto dándole a los botones!!! Ordenadores a disposición del público, DVD’s…

He pasado la tarde paseando entre estanterías, sobando lomos, reencontrando autores y títulos.

Cogí un par de libros que tenía en el difunto ebook y de forma casual, he visto esta novela. Pues para casa, se viene conmigo.

Ha sido un gran descubrimiento. Llevo menos de 100 páginas y estoy impresionada.

Y entrado en barrena, he leído todo lo que he encontrado sobre Joyce Carol Oates. Es una mujer apasionante, y su vida, otra novela épica.

Pero mi curiosidad no se detiene, cuando entro en estos episodios de búsqueda y ansia de información.

No sé porqué leo “traducción de José Luis López Muñoz” y ¿quién es este señor? Lo que he descubierto del traductor y de su trabajo me ha parecido admirable.

Conclusión de esta entrada tan lejana de mis lanas y recetas, como diría Luis Eduardo Aute: Pienso que si perdemos la curiosidad no hay nada, no hay reflexión y, por tanto, no hay conocimiento y no hay ninguna posibilidad de saber, de llegar al final de algo. Sin curiosidad, directamente no estás vivo.

Bizcocho chocolate y AOVE

Ingredientes

125 g de azúcar

125 g de harina de repostería

25 g de cacao en polvo

3 huevos

1cucharada de levadura para repostería

125 ml de AOVE

sal

1 cucharadita de canela molida
Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 180ºC.

En un bol mezclaremos la harina con el cacao, una pizca de sal, la canela, y la levadura. Cuando tengamos una mezcla homogénea la pasaremos por un tamiz o colador y reservamos.

En otro bol mezclaremos el aceite con el azúcar y los huevos, batiendo con varillas hasta que quede una mezcla esponjosa. Un truco para conseguir que el bizcocho resulte más esponjoso y ligero está en montar muy bien las claras a punto de nieve y remover de forma constante todos los ingredientes hasta obtener una masa espumosa.

A la masa espumosa que hemos obtenido le añadimos poco a poco la mezcla tamizada que habíamos reservado.

Una vez incorporado todos los ingredientes, vertemos la masa en un molde untado de aceite de oliva Betis y forrado de papel. Si queremos un bizcocho de chocolate esponjoso, debemos adecuar la cantidad de masa al tamaño del molde, si usamos un molde muy grande para una pequeña cantidad de masa, no obtendremos un bizcocho alto y esponjoso.

Lo hornearemos durante 30 minutos en el horno precalentado a 180ºC, o hasta que al insertar una brocheta salga limpia, sin restos de masa.

#haciendopatria
#reposteríaAOVE

fuente

Justo

Foto

Esta canción de Rozalen ha removido en mi memoria recuerdos familiares que me contaban mis padres. Ellos vivieron su infancia en plena guerra Civil española, esa guerra que se estudia en los libros y parece tan lejana…

Justo

Calla
No remuevas la herida
Llora siempre en silencio
No levantes rencores que este pueblo es tan pequeño
Eran otros tiempos
Todos le llamaban Justo
Justo de nombre y acción
El mayor de cinco hermanos
Elegante, el más prudente de un pueblito de la Sierra del Segura
Sastre y leñador de profesión
Se hablaba con la Ascensión, morenita, la de Amalio
De los pocos que leía
Estudiaba por las noches en los tres meses de invierno
Él cantaba por las calles, siempre alegre una canción
Al final del 38 son llamados a la guerra
La generación más joven
La quinta del biberón
Se subieron al camión como si fuera una fiesta
Pero él fue el único que no volvió
Y ahora yo logro oírte cantar
Se dibuja tu rostro en la armonía de este lugar
Y ahora yo logro oírte cantar
Si no curas la herida duele, supura, no guarda paz
Tras trece días sin noticias, la alegría de un segundo
Llega una carta de vuelta
Otra de su compañero
Fue una bala, nos leía el diario
Me quedé con su pucara, la guerrera y el mechero
La madre ya nos baja gritando por la cuesta: ¡Canallas, me lo habéis matado!
Sin una flor
Sin un adiós
La única tumba, la de su corazón
Pero ahora yo logro oírte cantar
Se dibuja tu rostro en la armonía de este lugar
Y ahora yo logro oírte cantar
Si no curas la herida duele, supura, no guarda paz
No guarda paz
No guarda paz
No guarda paz
No guarda paz
No guarda paz
No guarda paz
Quiéreme niña, quiéreme niña, quiéreme siempre
Quiéreme tanto, quiéreme tanto como te quiero
A cambio de esto yo te daré
La caña dulce, la dulce la caña y el buen café
La caña dulce, la dulce la caña y el buen café

Mermelada de plátano

Y me quedaban dos plátanos pasados, y ahora ¿qué?.

Mermelada de plátano era una buena opción.

Ingredientes:

-plátanos maduros

-zumo de limón

-la mitad del peso de la fruta de azúcar.

Proceso:

 Mezclar la fruta troceada cob el azúcar y el zumo de limón. Se deja reposar 15 minutos.

Poner en un cazo y cocer a fuego medio durante 45 minutos.

Remover de vez en cuando. Pasado el tiempo y con unas varillas se mezcla. Meter en un bote de cristal hasta arriba, tapar fuerte y darle la vuelta para que se haga hermético.

Etiquetar con el tipo de mermelada y la fecha.

Muffins de plátano y nueces

Cocina de aprovechamiento.

Soy fan de los plátanos y todo aquel que me conozca puede dar fé de ello.

Por lo tanto es impensable para mi tirar esta fruta cuando esta pasadisima. Buscando en San Google encontré una receta fácil y parecía apetitosa. Manos a la obra.

Ingredientes:

-4 plátanos

-nueces troceadas 

-1 huevo

-85 gramos de mantequilla derretida

-3/4 de taza  de azúcar

-1 y 1/2 de harina bizcochada

-vainilla

-pizca de sal.

Proceso:

Machacar los plátanos, mezclar con el resto de ingredientes, con tenedor porque no es necesario que quede muy fina la mezcla.

Echar en los moldes previamente engrasados y al horno caliente, 180 grados y 20/25 minutos.

Dejar enfriar y a disfrutar.