Augusta Emerita

En el puente de mayo, Sr.R y nos regalamos un pequeño viaje por nuestra patria querida.

En esta ocasión reservamos tres noches en un hotel  rural precioso, Cerro Príncipe. Cuidado hasta el más pequeño detalle y mucha personalidad;todo el hotel es un homenaje al Jazz. El restaurante con una carta pequeña pero exquisita.
Durante estos días visitamos Mérida y Cáceres de las que vuelvo enamorada.

Mucha historia que repasar y  mucha buena gastronomía saboreada.

                             ÁLBUM

De este viaje me traigo de recuerdo dos vinos:

Y una canción:

Viajar es cultura: amplia horizontes mentales y engorda nuestro conocimiento.

Anuncios