Soy una mujer poderosa. Pensamientos n°1

Mi poder no se encuentra en mi fuerza, ni en mi dinero. El poder soy yo y lo que soy. Soy empatíca; mi capacidad de ponerme en tu lugar. Soy sabia; sé lo que no quiero. Soy memoria; recuerdo sin el lastre de los rencores.

Anuncios

La hija del sepulturero.

Hace poco falleció mi ebook. Muerto grave (chiste familiar). He estado mirando para comprar uno nuevo, pero me han parecido un atraco a mano armada.

Como no puedo estar sin leer y tengo un grave problema de espacio en casa (tenemos tres estanterías repletas), el hecho de comprar libros es imposible.

Solución: bibliotecas públicas.

Ohhhhhhhh, ha sido increíble. No recordaba lo mucho que me gustan las bibliotecas… Y lo que han evolucionado. Bibliotecas 3.0.

Códigos de barras, préstamos y devoluciones en máquinas tipo cajero automático. ¡¡¡Con lo que disfruto dándole a los botones!!! Ordenadores a disposición del público, DVD’s…

He pasado la tarde paseando entre estanterías, sobando lomos, reencontrando autores y títulos.

Cogí un par de libros que tenía en el difunto ebook y de forma casual, he visto esta novela. Pues para casa, se viene conmigo.

Ha sido un gran descubrimiento. Llevo menos de 100 páginas y estoy impresionada.

Y entrado en barrena, he leído todo lo que he encontrado sobre Joyce Carol Oates. Es una mujer apasionante, y su vida, otra novela épica.

Pero mi curiosidad no se detiene, cuando entro en estos episodios de búsqueda y ansia de información.

No sé porqué leo “traducción de José Luis López Muñoz” y ¿quién es este señor? Lo que he descubierto del traductor y de su trabajo me ha parecido admirable.

Conclusión de esta entrada tan lejana de mis lanas y recetas, como diría Luis Eduardo Aute: Pienso que si perdemos la curiosidad no hay nada, no hay reflexión y, por tanto, no hay conocimiento y no hay ninguna posibilidad de saber, de llegar al final de algo. Sin curiosidad, directamente no estás vivo.

Bizcocho chocolate y AOVE

Ingredientes

125 g de azúcar

125 g de harina de repostería

25 g de cacao en polvo

3 huevos

1cucharada de levadura para repostería

125 ml de AOVE

sal

1 cucharadita de canela molida
Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es precalentar el horno a 180ºC.

En un bol mezclaremos la harina con el cacao, una pizca de sal, la canela, y la levadura. Cuando tengamos una mezcla homogénea la pasaremos por un tamiz o colador y reservamos.

En otro bol mezclaremos el aceite con el azúcar y los huevos, batiendo con varillas hasta que quede una mezcla esponjosa. Un truco para conseguir que el bizcocho resulte más esponjoso y ligero está en montar muy bien las claras a punto de nieve y remover de forma constante todos los ingredientes hasta obtener una masa espumosa.

A la masa espumosa que hemos obtenido le añadimos poco a poco la mezcla tamizada que habíamos reservado.

Una vez incorporado todos los ingredientes, vertemos la masa en un molde untado de aceite de oliva Betis y forrado de papel. Si queremos un bizcocho de chocolate esponjoso, debemos adecuar la cantidad de masa al tamaño del molde, si usamos un molde muy grande para una pequeña cantidad de masa, no obtendremos un bizcocho alto y esponjoso.

Lo hornearemos durante 30 minutos en el horno precalentado a 180ºC, o hasta que al insertar una brocheta salga limpia, sin restos de masa.

#haciendopatria
#reposteríaAOVE

fuente