Terror

Tengo pánico, estoy aterrada, el miedo me paraliza. La garganta seca y los dedos agarrotados. Descubro que me falta el aire porque llevo varios segundos sin respirar hasta que los pulmones casi me explotan por ausencia de oxígeno.

Lo miro y veo que es tan bello…He llegado hasta aquí sin percatarme de su hermosura y esta certeza despierta mis mas profundos temores; ¿seré capaz de terminarlo como merece?

¿Has sentido alguna vez el vértigo de la responsabilidad? El compromiso no escrito del Hacedor con su obra.

Mi obligación es conseguir que el producto de mi mente pueda convertirse en una obra de arte y no en un esperpento.

De momento, este gorro esperará en la bolsa de labores inacabadas hasta que encuentre el valor.

Epílogo:

Este relato esta basado en hechos reales.

Actualmente permanecen el gorro sin terminar y el miedo en mi cabeza.

Anuncios

Balance 2018

imagen de aquí la cogí.

Este año que termina he aprendido que soy machista y no me había dado cuenta.

Cuando he escuchado frases como: “¡Que suerte! !cuanto te ayuda R!” y he guardado silencio. (Explicación, en casa cocina mi marido. Pero lo mejor de todo es que en casa de mis padres cocinaba mi padre, que ahora tendría 90 años…)

Cuando veo a mis hijas vestir con ropa mínima y he pensado “están provocando”. (Explicación: se visten como quieren y así debe ser, sin miedo a nada)

Cuando tengo que hablar con un mecánico y pido socorro a R. (Explicación: basado en hechos reales).

Tengo tan interiorizado unos patrones machistas (micromachismos) que este año ha sido mi año del despertar.

He pensado mucho en este tema, también habría sido muy difícil no hacerlo tal y como esta de candente.

Soy mujer y siempre me he considerado muy liberal y avanzada. Claro que es fácil de pensamiento pero en la práctica es más complicado.

Todos tiramos de tópicos y estereotipos. Es peligroso generalizar. Es peligroso quedarse en los titulares y no profundizar.

Mi balance para este año que acaba es una positiva revisión a mis creencias, a mis axiomas.

Propósitos para 2019

  1. No prejuzgar
  2. No generalizar
  3. Luchar en contra de todo tipo de injusticia: de género, de raza, de menores…

Por cierto, estoy recordando una pequeña discusión que tuve con una amiga.

Todo fue por sacar a la luz los olvidados hombres maltratados. Porque no podemos olvidar a esos hombres que son maltratados por sus mujeres y no hablan por sentirse humillados.

Esos hombres que salen perdiendo toda su vida en los divorcios.

Son una minoría que debemos proteger.

La cuestión es que mi amiga muyfeminista me dejo de hablar por un tiempo porque estaba indignadisima al comparar ambas situaciones.

A mi, hace mucho tiempo, me encantaba discutir. Aprendía otros punto de vista y exponía los míos. Ahora, me da la impresión que hemos perdido la facultad de hablar de ideas distintas sin tomarse todo a pecho y como un insulto personal.

Yo he militado en un partido de izquierdas y he participado en un grupo feminista allá por los años 80/90′ y añoro las charlas acaloradas entre humo de cigarrillos y alcohol (cervezas).

Resumen: soy mas machista de lo que pensaba pero el año que viene seré menos.

Pregunta a mi misma: ¿esto se lo leerá alguien hasta el final, hasta aquí?.

Pasión

Ver como crece hace que suba el ritmo de mis latidos.

Me emociona el hecho de sentir el bambú deslizándose entre los puntos.

Pasión; sentimiento intenso cuando tejo este sencillo gorro de lana.

Leyenda del Nudo Corazón Celta

Cuando preparo alguna de mis labores para regalar y para aprovechar lo que queda de lana, me gusta hacer un cordón. Con este cordón hago un nudo de corazón celta y ato la labor. Es mi toque personal.

Mientras hago punto mi mente viaja sola. Llevo días dando vueltas a una idea, una leyenda y este microcuento es el resultado. Espero que os guste.

~ Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, en los tiempos en que los pueblos celtas vivían en los montes gallegos, dos jóvenes se amaban. Pero la desventura crecía al mismo ritmo que su amor.
La casualidad quiso que sus encuentros amorosos tuvieran un testigo con alma oscura.
Un druida ermitaño, que residía en lo más profundo del bosque, presenció con envidia como los jóvenes se entregaban extasiados, dando rienda suelta a sus sentimientos.
Una tarde acorraló a la joven, e intentó conseguir sus favores. La muchacha pudo reaccionar rápido e hiriendo al druida con una piedra salió huyendo.
El mago celta, humillado, pronunció el siguiente sortilejo: ,”Oscuras nubes se posarán en vuestras cabezas y borrarán la memoria del amor.
Cortando de raíz el vínculo que os une.»
Aquella tarde se cruzaron en la plaza del castro y no se reconocieron.
Pasaron las estaciones varias veces y los amantes seguían con sus vidas sin recordar que hubo un tiempo que se amaron.
Una primavera, una curandera recogiendo sus hierbas, se tropezó con el muchacho, al que pidió ayuda para llevar su pesada talega.
Al rozar su mano, sintió el vínculo roto con artes oscuras.
Aquella tarde, en la plaza, la curandera se puso a tejer un largo cordón. Cuando alcanzó el largo deseado, se puso a murmurar palabras ancestrales, que decían algo así; “Vientos marinos despejar las nubes negras”. Un fuerte aire empezó soplar en la plaza, tan fuerte que todos los vecinos del pueblo salieron de sus casas, entre ellos, nuestros jóvenes amantes.
“Con este nudo vuelvo a unir lo que nunca hubo de ser cortado”. Lanzó al aire el cordón tejido, volando en brazos de un remolino, hasta los amantes y los rodeó con un bello nudo con forma de corazón, atándolos con fuerza.
El viento paró, la joven pareja se miró a los ojos, donde pudieron contemplar el amor que sentían y que habían olvidado. ~

Fin